DESCRIPCIÓN

 

De forma general, las plantas demandan 16 elementos nutritivos: C, H y O y 13 elementos que se clasifican como “principales o macronutrientes” (consumo en cantidades elevadas) (N, P, K) “nutrientes secundarios” (consumo en cantidades moderadas) (Ca, S y Mg) y los “oligoelementos o micronutrientes” (consumo en cantidades mínimas) (B, Cl, Cu, Fe, Mn, Mo y Zn). El carbono (C), hidrógeno (H) y oxígeno (O) tienen una función clorofílica y son los principales componentes estructurales de la materia orgánica.

 

Los macronutrientes: desempeñan una función vital en el desarrollo de la plantas y están directamente relacionados con la productividad de los cultivos.

 

El Nitrógeno es esencial para la reproducción celular, favorece el color verde de las hojas y tallo, el crecimiento rápido de la planta, mejora la calidad y funcionamiento de las hojas, aumenta el contenido proteico.

 

El Fósforo es fundamental para la formación de compuestos celulares ricos en energía, siendo necesario para el metabolismo microbiano. Acelera la fase de maduración de la planta y estimula el crecimiento de las raíces.

 

El Potasio ofrece resistencia frente a las enfermedades, impulsa el enraizamiento, ayuda a la formación de proteínas, tallo y frutos, y es esencial en la formación de almidón, azúcares y aceites.

 

Nutrientes secundarios: Por otra parte, las plantas requieren cantidades relativamente importantes de:

 

El Azufre forma parte de las proteínas, estimula la formación de las hojas y el crecimiento vigoroso de la planta y ayuda a mantener el color verde oscuro.

 

El Calcio da consistencia al tallo, mejora la producción de la semilla y estimula los microorganismos del suelo.

 

El Magnesio es una parte esencial de la clorofila, básico para la formación de azúcar, regula la disposición de algunos nutrientes y transporta el fósforo en la planta.

 

Oligoelementos o micronutrientes: también aportan beneficios a la planta como:

 

El Hierro forma parte de la síntesis de la clorofila y participa en el metabolismo.

 

El Boro mejora el rendimiento y calidad de la fruta, es importante para la producción de semillas, contribuye al uso del calcio y el fósforo y transfiere azúcar a la planta.

 

El Cobre es esencial para la producción de semillas, participa en la regulación del agua y ofrece resistencia a enfermedades.

 

El Zinc participa en la producción de clorofila y su principal función es que participa en la reproducción de la planta.

 

El Manganeso ayuda en la fotosíntesis, es esencial para la absorción del anhídrido carbónico, participa en la germinación y en la maduración de la planta.

 

Las plantas pueden absorber sustancias nutritivas a través de las raíces (absorben agua, oxígeno, sustancias orgánicas y minerales) y por los estomas y microporos de las hojas (anhídrido carbónico, oxígeno, agua y otros solutos). Una práctica adecuada en los cultivos es vigilar cuidadosamente las hojas de las plantas para detectar signos de deficiencias de nutrientes y corregirlas con un mejor sustrato o fertilizantes (nutrientes).

 

© 2018

PRODUCTOS

Productos Destacados

Mas Vendidos

Especiales

Producción

Recomendación

CATEGORÍAS

Fertilizantes

Fito fortificantes

Correctores

Consultas frecuentes